Detective privado para la violencia de género

En distintas ocasiones nos han consultado si podemos usar la figura del detective privado en juicios derivados de la violencia de género. La respuesta es contundente, sí. La violencia de género es entendida por todo acto violento que se ejerce entre los diferentes sexos, o parejas, la violencia doméstica es aquella que se produce dentro del núcleo familiar.

Las pruebas que aportan los detectives privados pueden, en ocasiones, ser muy importantes en un juicio, siempre y cuando sea contratado por un tercero legitimado.

Este tipo de delito al tratarse de aspectos relativos al ámbito personal puede ser investigado por un detective privado. Como no puede ser de otra manera, se elaborará un informe final de la investigación donde se reflejarán las pruebas que pudieran obtenerse. Este informe final será la prueba que, en su caso, quedarán reflejadas todas las pruebas que puedan ayudar a resolver nuestro caso y que será presentado en juicio como prueba testifical (documento privado).

Esta prueba ayudará en muchos caso a agilizar el proceso jurídico y colaborar para que finalice de manera positiva, ya que la investigación puede aportar pruebas o indicios y una vez que la agresión se ha producido el informe de investigación puede servir de gran ayuda.

Estos casos de violencia, dado que en la mayoría de las ocasiones se producen dentro del domicilio familiar, son difíciles de demostrar. Para este tipo de asuntos la contravigilancia es la técnica más eficiente, nos referimos a grabaciones, audios y fotos de posibles actos o situaciones.

El papel del detective en los casos de violencia de género se limita a investigaciones privadas, ya que (en muchas ocasiones) las Fuerzas del Estado están demasiado congestionadas y no pueden dedicarle el tiempo necesario que el caso precisa.

En este artículo queríamos dejar claro en papel que podemos desempeñar y conocer la posibilidad de contratar un detective privado en Algeciras, con la que agilizar el proceso jurídico y poner fin a esta realidad tan indeseable.