Hasta que punto es legal ser grabado en el trabajo por parte de un detective privado

Los detectives privados a lo largo de su investigación llevan a cabo una serie de actividades que pueden servir a posteriori en un juicio como prueba de lo que se está investigando y esto es lo que le ha pasado a una empleada de una compañía dedicada al transporte de viajeros de Castilla y León a la cual el Tribunal Superior de Justicia  le ha dado la razón, tras ser demandada por una de sus conductoras por ser despedida disciplinariamente por haber sido grabada realizando conducta no compatibles con su puesto de trabajo.

Fumar, coger el móvil mientras conducía y, además, dejar a algunos pasajeros pasar sin cobrarles el billete son acciones consideradas como muy graves.

Si estas grabaciones hubiesen sido por parte de la empresa en las que trabajaba y debido a las férreas normativas de la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) posiblemente está prueba hubiese quedado invalidada.

Pero existe una excepción y es que según la Ley 5/2014 del 4 de abril de Seguridad Privada se encuentran reguladas varias figuras y, entre ellas, la del detective privado. 

Esta ley responde a la pregunta sobre si las grabaciones de un detective privado son legales y es que considera que las grabaciones realizadas por los mismos se ajustan a la ley de tratamiento de datos de carácter personal pero para que se considere de esta manera las grabaciones deben de ser fruto de un trabajo de investigación privada realizados con las garantías y requisitos que la misma ley indica.